OSTEOPATíA Y EL ALMA DE LAS COSAS

«Se recibe el conociemento desde el alma, no a traves de libros o de la lengua. No es como aprender un idioma, sino como aprender a hablar «- Rumi

Cada cosa, cada ser, ya sea mineral, vegetal o animal, tienen su cometido en este cuerpo llamado tierra. Conocer el alma de las cosas es conocer su función, más allá de lo aparente.
Así también en nuestro universo interno llamado cuerpo, cada cosa tiene un cometido más allá de nuestro sesgado y limitado juicio.
Hace ya 150 años, Still padre de la osteopatía, estableció en una de sus 4 leyes que “la estructura gobierna la función”.

¿QUIEN SOY? ¿QUE SOY?

Miles de años lleva el “ser” humano estudiándose a sí mismo y cada vez pareciera más alejado de conocerse en realidad. Cuestión que debería hacernos más humildes, decirnos cada mañana que no sabemos nada y que nos queda todo por aprender. Desde esa actitud, la osteopatía es una motivacion para encontrar la función ilimitada de aquello oculto que aún no hemos aprendido a “ver” y Ser.

COMO ES ADENTRO ES AFUERA

El cuerpo, los sistemas que lo componen, órganos, células…son un milagro para el osteopata. Su capacidad de acción, de cooperación entre ellos, sin descanso, sin vacaciones ni fines de semana, comprometidos con la vida, independientemente de «nosotros», mejor dicho de los pensamientos que creemos de nosotros, pensamientos que creemos nuestros y los cuales tanto los conscientes como los inconscientes crean nuestra realidad física y emocional.

¡Cuánto podríamos aprender de este cuerpo, que algún día dejara de ser nuestro!…y como decía Hermes Trismegistro «conocer lo interno para conocer lo externo “y al reconocer las luces y sombras de aquello de afuera comprenderte a ti mismo.

SER ÚNICOS

Hemos aprendido a recibir respuestas de preguntas ajenas y a aceptar soluciones de otros. Hemos aprendido a creer y a sostener esas creencias e ideologías inculcadas como si fueran nuestras, para así ser parte de un grupo, de unos ídolos de cartón, que raramente son ejemplo de ningún valor.
¿Y sabéis que? cada un@ somos singulares, únicos, con funciones diferentes.

Bienvenida la falta de igualdad, bienvenida la diferencia, bienvenida la integridad, la universalidad. Adiós a la ilusión de la separación.

Os imagináis un higado pasando del resto de órganos e importándose solo a si mismo…el cuerpo moriría.
Los órganos hacen funciones diferenciadas que en conjunto, se relacionan para crear sistemas y estos a su vez, la maquina más perfecta jamás creada.

¿CUAL ES EL ALMA DE LAS COSAS?

Nos urge hacernos preguntas que nos traigan el discernimiento a través de la experiencia propia. Que traigan respuestas que ilumine nuestra conciencia, que explote nuestra cabeza y nuestro corazón y que salga la alegría reprimida expresando: ¡Hostia, era esto! ¡Esta es la Verdad!

Desde la osteopatía aprendemos a escuchar nuestro cuerpo, a conocernos y a comprender lo que el alma de cada órgano nos dice. Conectar con nuestro corazón, que es quien alberga el Espíritu o el Shen. Escucharlo sin juicio, recibiéndolo e integrándolo en nosotros, es el camino de la sanación.
El osteópata es el compañero de viaje que te acompaña hacia el interior de ti mismo.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Tabla de contenidos

On Key

Related Posts